lunes, 30 de marzo de 2015

Latte Art como introducción al café chachi

Ni el mejor Latte Art del mundo va a tapar el sabor de un café malo, eso es algo que debemos de tener presente siempre. Y debemos de aprender a enseñar a la gente lo que de verdad es un buen café, y a diferenciarlo del malo; y no es que sea necesario, pero un buen Latte Art siempre ayuda.


El corazón es una de las primeras figuras de Latte Art que aprende a hacer un barista



Una de las batallas más grandes que tenemos en el mundo del café de especialidad o "Specialty Coffee" y en el día a día de baristas, tostadores, caficultores, formadores y un largo etcétera, es promover el consumo del café de calidad por encima del café al que, por desgracia, estamos acostumbrados. 

Hay mucha gente reácea a creerte/me cuando llegas de repente y le dices que lleva toda su vida tomando café "del malo", y que no es justo tener que añadirle azúcar al café para que sea "potable". Te dirán que son muy cafeteros, que toman hasta 5, 6 ó 7 cafés diarios, cortados mayoritariamente, que les gusta por ejemplo oscuro para que se note el sabor del café (aunque después le "manden" 16 gramos de azúcar). Probablemente ponga cara extraña y no termine de de creerte...


"Debemos de aprender a enseñar a la gente lo que de verdad es un café bueno, y diferenciarlo del malo"


Por eso quiero compartir mi método; creo que hemos de darle un plus. Con un poco de Latte Art (un simple y rápido corazón muchas veces basta), que en muchas ocasiones nunca han visto, cambia la perspectiva; parece que tenemos más credibilidad. A veces incluso no hace falta decir nada, y con frases como por ejemplo: -¡Anda mira, ni queriendo... te ha salido un corazón!- u otras como -Me ha dicho mi hija, que si no te importa que la próxima vez que vengamos pase por dentro de la barra para ver como haces los dibujos en el café.- tenemos el camino listo para nosotros.


Uno de los muchos Latte Art que salen para mis clientes en la cafetería donde trabajo. 



Entonces (y siempre que hablo de opinión, como en éste artículo, lo hago desde mi experiencia personal) estarán más receptivos y tendrás mayor credibilidad para cumplir una de las máximas que, personalmente, creo que ha de cumplir cualquier barista; difundir la cultura del Café de Especialidad, explicar que deberíamos de tener el derecho de exigir un café bien elaborado, igual que no nos comemos filetes quemados o no nos bebemos vinos picados.



La otra cara de la moneda


No tiene por qué ser para nosotros, pero como todo, también tiene un lado malo. Digo esto porque lo he visto, y lo que no he visto lo digo porque viene de fuentes fiables; hay quien se aprovecha de saber hacer algo de Latte Art. Como en todos los oficios, en el barismo sufrimos el intrusismo laboral.


Ojo que no quiero criticar a aquellos que, con los medios que tienen a su alcance, se esfuerzan por entregarle al cliente un producto bien terminado y con una buena presentación; pero si que es cierto que hay quien aprovecha el hecho de saber hacer algún dibujo, para enmascarar un café mediocre bajo el Latte Art, confundiendo a quién se lo tenga que tomar. El dibujo no es símbolo de calidad, lo importante está debajo, y ésto también hemos de hacérselo saber a nuestros clientes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos que nos dejes tu comentario... ¡Tu opinión cuenta!